La inspectora de la USAID subraya la importancia de denunciar el fraude y los abusos en los programas humanitarios

La inspectora de la USAID subraya la importancia de denunciar el fraude y los abusos en los programas humanitarios

PR Newswire

WASHINGTON, 25 de julio de 2018

- La inspectora general de la USAID subraya la importancia fundamental de denunciar con prontitud el fraude y los abusos en los programas de ayuda humanitaria

La mesa redonda de supervisión organizada por la OIG destaca una serie de lecciones y tácticas antifraude para las ONG.

WASHINGTON, 25 de julio de 2018 /PRNewswire/ -- La inspectora general de la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID, por sus siglas en inglés) convocó a representantes de más de 50 organizaciones no gubernamentales (ONG) con el objetivo de debatir sobre las distintas maneras de combatir el fraude, el derroche y los abusos en los programas de ayuda humanitaria, en una mesa redonda que se extendió a lo largo de toda la jornada y en la que se presentó información sobre la evolución de las tendencias del fraude, la mitigación del riesgo de desvío de fondos y provisión de apoyo material a colectivos terroristas y otros grupos armados y el tratamiento de las alegaciones de abuso y explotación sexuales cometidos contra los beneficiarios de la ayuda. En el acto se subrayó la importancia de denunciar con prontitud ante la Oficina del Inspector General (OIG, por sus siglas en inglés) las sospechas de fraude, derroche y abuso en los programas de la USAID.

"En la mesa redonda de hoy se recalca la importante función que desempeñan los ejecutores de los programas de la USAID a la hora de prevenir el fraude, el derroche y los abusos que puedan producirse sobre el terreno", declaró la inspectora general de la USAID, Ann Calvaresi Barr. "En el marco de toda respuesta humanitaria, la vigilancia que ejercen en primera línea estas personas resulta esencial para ayudarnos a combatir los abusos que puedan afectar a los propios individuos a los que se pretende atender con estos programas de asistencia".

Los programas de ayuda humanitaria se enfrentan a una serie de desafíos sustantivos que cobran cada vez mayor importancia, como son las conspiraciones fraudulentas y corruptas ideadas tanto por grupos de la delincuencia organizada como por sujetos oportunistas. En este sentido, en la mesa redonda del día 24 los representantes especiales de la OIG describieron las tendencias y riesgos que amenazan la provisión eficaz de suministros de ayuda y asistencia en un contexto de crisis humanitaria. Dichas tendencias y riesgos comprenden los siguientes:

Estas y otras confabulaciones pueden derivar en la prestación de un menor volumen de ayuda humanitaria —o de ayuda que no alcanza el nivel exigido— a los beneficiarios destinatarios, lo cual puede poner en peligro su vida a la vez que enriquece a aquellos que se aprovechan de las medidas asistenciales financiadas por EE. UU.

Los ejecutores de programas de la USAID que trabajan en la primera línea de las respuestas humanitarias suelen ser capaces de detectar y denunciar ante las autoridades estadounidenses los primeros indicios de fraude, derroche y abuso; a este respecto, y con arreglo a la legislación estadounidense, comprendida la normativa de la USAID, dichos ejecutores han de denunciar toda sospecha de violación, sin excluir las alegaciones de conducta sexual inapropiada, a la OIG de la USAID. En la mesa redonda del día 24, los asistentes recibieron el manual más reciente de la OIG sobre concienciación contra el fraude, Compliance and Fraud Prevention: A Pocket Guide for Program Implementers ["Cumplimiento normativo y prevención del fraude: guía de bolsillo para ejecutores de programas"], que se encuentra disponible en el sitio web público de la OIG (https://oig.usaid.gov/).

Durante la mesa redonda, el inspector general adjunto de Investigaciones, Dan Altman, presentó las lecciones aprendidas a raíz de las recientes investigaciones de la OIG, lecciones que dan cuenta de la importancia que reviste que los propios interesados denuncien ante la USAID y la OIG, de manera temprana, el fraude, el derroche o los abusos que afecten a los programas financiados por la Agencia, comprendida aquí la pronta comunicación de toda alegación de explotación y abusos sexuales cometidos por empleados de alguna ONG. "Los ejecutores de los programas deben entender cómo funcionan las confabulaciones fraudulentas y a qué riesgo se enfrentan las organizaciones a las que pertenecen por culpa de los actos y conductas de fraude y abuso", manifestó el Sr. Altman. "La OIG tiene intención de dar continuidad a este diálogo con el fin de que todo el mundo sepa a qué debe estar atento y cómo y cuándo denunciarlo".

En la mesa redonda también se incluyó un panel de debate en el que figuraron altos representantes de la OIG, así como de la Unidad de Cumplimiento Normativo de la Oficina General de Asesoría Jurídica y de la Action Alliance for Preventing Sexual Misconduct (Alianza de Actuación para la Prevención de las Conductas Sexuales Inapropiadas); esta última es una alianza interna de la Agencia que se encarga de dirigir el trabajo de la USAID en lo referido al tratamiento de las conductas sexuales inapropiadas en todas sus formas, como pueden ser el acoso, la explotación sexual y los abusos.

La OIG de la USAID tiene por misión general salvaguardar y reforzar la asistencia exterior estadounidense mediante labores de supervisión oportunas, pertinentes y eficaces, incluida la realización de investigaciones y auditorías. En tal sentido, la OIG desempeña un papel esencial en la supervisión de las denominadas operaciones de contingencia en el extranjero, que son respuestas coordinadas por parte del Gobierno estadounidense en las que se emplean medios militares y diplomáticos, así como ayuda extranjera, para abordar determinadas crisis que se producen en otros países. La Oficina de Investigaciones de la OIG concede prioridad a las medidas destinadas a detectar, impedir y neutralizar la delincuencia organizada que tenga por objetivo las operaciones humanitarias de la USAID, y mantiene el compromiso de dar respuesta expresa a toda alegación de abuso y explotación sexual. La OIG imparte por todo el mundo charlas informativas de concienciación contra el fraude con objeto de dar formación continua al personal gubernamental y ejecutor en materia de confabulaciones fraudulentas y cómo prevenirlas y responder ante ellas.

Los empleados, contratistas, donatarios y beneficiarios de la USAID pueden denunciar sus sospechas a la OIG de la Agencia ante algún caso de fraude, derroche o abuso a través del sitio web público o con los medios de contacto indicados a continuación:

Teléfono
1 (800) 230-6539 o +1 (202) 712-1023

Correo electrónico
ig.hotline@usaid.gov

Correo postal
U.S. Agency for International Development
Office of Inspector General
P.O. Box 657
Washington, D.C., 20044-0657
USA

Oficina de Prensa: 202-712-1150
http://oig.usaid.gov/

Voltar noticias em Espanhol