La OMS y St. Jude Children's Research Hospital colaboran para luchar contra el cáncer infantil

La OMS y St. Jude Children's Research Hospital colaboran para luchar contra el cáncer infantil

PR Newswire

MEMPHIS, Tennessee, 27 de septiembre de 2018

Una nueva iniciativa mundial contra el cáncer infantil se propone curar al menos al 60 por ciento de los niños aquejados de las seis variedades de cáncer más comunes en el mundo para 2030.

MEMPHIS, Tennessee, 27 de septiembre de 2018 /PRNewswire/ -- El hospital de investigación pediátrica St. Jude Children's Research Hospital ha anunciado hoy una colaboración de cinco años con la Organización Mundial de la Salud (OMS), encaminada a transformar los cuidados contra el cáncer en el mundo, a fin de curar al menos al 60 por ciento de los niños aquejados de seis de los tipos de cáncer más comunes para 2030.

Esta colaboración constituye el germen de una iniciativa mundial que congregará a distintos agentes implicados en el tratamiento del cáncer infantil de todo el mundo, con el fin de aumentar el acceso a los cuidados sanitarios para niños enfermos de cáncer, mejorar la calidad de la atención con el desarrollo de centros nacionales de excelencia y satélites regionales, así como influir en la incorporación del cáncer infantil en políticas nacionales, para garantizar que todos los niños afectados tengan las mejores opciones de sobrevivir.

Tedros Adhanom Ghebreyesus, PhD, director general de la OMS, declara: «Muchos niños ven su vida sesgada por culpa del cáncer. No podemos tolerar un mundo en el que algunos niños tienen acceso a tratamientos de clase mundial, mientras que otros mueren simplemente porque son pobres. El cáncer infantil es un símbolo poderoso de lo necesario que es contar con cobertura sanitaria universal».

Se calcula que cada año se diagnosticará cáncer aproximadamente a 300.000 niños y adolescentes. Alrededor de 8 de cada 10 de estos niños viven en países de renta media y baja, en los que los índices de curación se cifran en ocasiones tan solo en el 20 por ciento. Esto supone un claro contraste con los países de renta alta, en los que los índices de curación superan el 80 por ciento, principalmente gracias a los avances médicos y al tratamiento especializado multidisciplinar de los niños con cáncer, establecidos a lo largo de los últimos 50 años. Esta brecha en términos de índices de supervivencia entre países de renta alta y países de renta media y baja se cuenta entre las mayores desigualdades en términos de salud en el mundo.

Un acceso limitado a medicamentos asequibles de alta calidad, junto con el riesgo de catástrofe financiera como consecuencia los desembolsos, son emblemas del reto que supone el cáncer infantil en muchos países.

El doctor James R. Downing, M.D., presidente y CEO de St. Jude, afirma: «St. Jude se fundó sobre la idea de que ningún niño debería morir en los albores de la vida. Si bien hemos sido capaces de defender este principio para muchos niños enfermos de cáncer, la cruda realidad es que en la mayoría de los lugares del mundo, 4 de cada 5 niños con cáncer mueren como consecuencia de la enfermedad. Podemos cambiar esta situación. Esta iniciativa aportará las herramientas y recursos necesarios para determinar cómo abordar el cáncer infantil a nivel mundial, alentando a los sistemas de salud nacionales a que den prioridad al cáncer infantil y mejorando de forma radical los índices de curación en niños enfermos de cáncer».

Al sumar la fuerza de St. Jude y de la OMS para ampliar servicios, recursos y alianzas, a fin de atajar el cáncer infantil, esta colaboración constituye una plataforma de apoyo a los esfuerzos de lucha contra el cáncer infantil desplegados por los países. La iniciativa conjuga el apoyo experto y técnico de St. Jude, con una inversión designada para el programa de 15 millones de USD, con la autoridad de la OMS a la hora de trabajar con gobiernos y líderes de los sistemas de salud a nivel regional y mundial. Entre las actividades previstas, cabe mencionar el apoyo a los cuidados clínicos de los niños más vulnerables, velar por que todos los niños enfermos de cáncer puedan acceder a medicamentos y tecnologías de alta calidad, así como consolidar programas de formación con el desarrollo de centros de excelencia. Con vistas a una iniciativa mundial y sostenible, esta colaboración confía en catalizar un esfuerzo más amplio con contribuciones clave de líderes de países y de organizaciones dedicadas a mejorar la situación de los niños enfermos de cáncer. Entre estos grupos se incluyen organizaciones que mantienen relaciones oficiales con la OMS, tales como la Sociedad Internacional de Oncología Pediátrica (SIOP), Childhood Cancer International (CCI) o la Unión Internacional contra el Cáncer (UICC).

El Dr. Carlos Rodríguez-Galindo, M.D., vicepresidente ejecutivo y presidente del Departamento de Medicina Pediátrica Global de St. Jude, aduce: «Para nosotros es un honor trabajar con la OMS para reunir a los múltiples proveedores de servicios sanitarios, activistas e investigadores que llevan trabajando contra el cáncer infantil en todo el mundo. Tenemos la gran oportunidad de aprovechar los esfuerzos que se están realizando en todo el mundo para mejorar de forma más rápida el acceso de los niños a cuidados de calidad contra el cáncer y garantizar que menos vidas jóvenes se ven innecesariamente sesgadas por enfermedades que se pueden tratar. Coordinar en torno a la OMS una respuesta mundial por parte de todos los agentes implicados es un importante paso adelante y marca el inicio de una nueva época en la lucha para salvar las vidas de niños enfermos de cáncer».

Durante más de dos decenios, St. Jude ha invertido en programas locales y en líderes en países con recursos limitados, a fin de mejorar la calidad de los cuidados y la situación de niños y adolescentes. En marzo de 2018, el hospital fue designado como el primer Centro colaborador de la OMS para el cáncer infantil. En mayo de 2018, se inauguró de forma oficial la iniciativa St. Jude Global, con una inversión inicial de 100 millones de USD para acelerar esfuerzos en aras de mejorar los índices de supervivencia de niños enfermos de cáncer en todo el mundo, gracias al despliegue de medidas regionales y nacionales específicas para hospitales, en términos de educación, refuerzo de capacidades e investigación.

Esta iniciativa de la OMS y de St. Jude surge de la Resolución 70.12 de la Asamblea Mundial de la Salud sobre la prevención y lucha contra el cáncer. Aprobada en mayo de 2017, la resolución marca el compromiso de la OMS y de los gobiernos para mejorar los servicios de lucha contra el cáncer infantil dentro de los programas nacionales de lucha contra el cáncer. Esta iniciativa se debatirá en Nueva York el jueves 27 de septiembre y el viernes 28 de septiembre, en la Reunión de Alto Nivel de la Asamblea General de las Naciones Unidas sobre Enfermedades No Transmisibles así como en el acto paralelo inaugural sobre cáncer infantil. Los jefes de estado y de gobierno difundirán las medidas emprendidas en sus países para luchar contra las enfermedades no transmisibles, que, en conjunto, están detrás de 7 de cada 10 muertes a nivel mundial.

La Dra. Svetlana Akselrod, subdirectora general para enfermedades no transmisibles y salud mental de la OMS, declara: «Con compromiso y colaboración, la situación y el cuidado de los niños enfermos de cáncer puede mejorarse. Por eso, trabajar en contra del cáncer infantil supone uno de los pasos más eficaces y tangibles en la lucha más amplia contra las enfermedades no transmisibles».

St. Jude Children's Research Hospital

El hospital de investigación pediátrica St. Jude Children's Research Hospital está en la vanguardia del conocimiento, tratamiento y curación del cáncer infantil y de otras enfermedades mortales. Es el único Instituto Nacional contra el Cáncer que ha sido designado como Centro Íntegro de Lucha contra el Cáncer, dedicado solo a los niños. Los tratamientos desarrollados en St. Jude han contribuido a aumentar el índice general de supervivencia en cáncer infantil del 20 al 80 por ciento, desde que el hospital abriera sus puertas hacer ya más de 50 años. St. Jude divulga de forma gratuita los avances que logra, por lo que cada vida infantil que se salva en St. Jude significa que los científicos y los médicos de todo el mundo pueden servirse de ese conocimiento para salvar a miles de niños más. Las familias nunca reciben una factura de St. Jude por el tratamiento, los traslados, el alojamiento o la alimentación, puesto que la familia solo debería tener que preocuparse de cómo ayudar a su niño a sobrevivir. Si desea más información, visite stjude.org o siga a St. Jude en las redes sociales en @stjuderesearch.

 

 

Voltar noticias em Espanhol