National Geographic Society y Campaign for Nature aúnan fuerzas con países para promover agenda global por la naturaleza

National Geographic Society y Campaign for Nature aúnan fuerzas con países para promover agenda global por la naturaleza

PR Newswire

MONTREAL, 25 de abril de 2019

- Representantes de National Geographic Society y de Campaign for Nature aúnan fuerzas con países en Canadá para promover una agenda global de gran alcance a favor de la naturaleza

Una coalición creciente de científicos, dirigentes gubernamentales, organizaciones no gubernamentales (ONG), empresas y filántropos promueve entre los países que se proteja al menos el 30 por ciento del planeta para el año 2030

MONTREAL, 25 de abril de 2019 /PRNewswire/ -- A tan solo 18 meses de que los líderes mundiales se reúna en China para finalizar un acuerdo que haga frente a la pérdida de biodiversidad, reduzca los niveles históricos de extinción de fauna, mitigue los efectos del cambio climático y proteja las últimas áreas silvestres del planeta, entidades gubernamentales y no gubernamentales de más de una docena de países se reúnen hoy y mañana en Montreal para promover un acuerdo global de gran alcance a favor de la naturaleza.

Ice floes near Baffin Island, Canada. Photograph by Manu San Félix.

Auspiciada por el gobierno canadiense, la Cumbre de Campeones de la Naturaleza sentará las bases para octubre de 2020, cuando los responsables políticos se reunirán en Kunming (China) durante la Conferencia de las Partes del Convenio sobre la Diversidad Biológica, con objeto de establecer la política sobre biodiversidad global para la próxima década. La reunión comienza un día después de que una información de Agence France-Presse (AFP) afirmara que el estudio definitivo sobre el estado de la biodiversidad, que se espera que la Plataforma Intergubernamental Científico-Normativa sobre Biodiversidad y Servicios de los Ecosistemas (IPBES) publique, va a constatar que la crisis en curso de pérdida de naturaleza y extinción de fauna es aún peor de lo que se sabía anteriormente.

 "La comunidad científica es clara en lo referente a este problema: los países tienen que acelerar notablemente el ritmo y el alcance al que protegemos el planeta antes de que sea demasiado tarde", afirmó Brian O'Donnell, director de Campaign for Nature, y que participará en la cumbre esta semana. "Solo mediante la protección de mucha más tierra y agua podemos conservar la naturaleza para los miles de millones de personas que dependen de áreas naturales saludables y funcionales", añadió.

Esta semana en Montreal, representantes gubernamentales de Chile, China, Costa Rica, Alemania, Noruega y Reino Unido, entre otros países, se reunirán con el gobierno canadiense. La cumbre de alto nivel refleja la urgencia renovada para el desarrollo de objetivos nuevos, ambiciosos y alcanzables con objeto de proteger más superficie de tierra y mar por todo el mundo. Como el filántropo Hansjörg Wyss –que ha comprometido mil millones de dólares para la conservación de la naturaleza– defendió en un artículo de opinión publicado el lunes en el periódico Toronto Star, la cumbre es una gran oportunidad para que los países empiecen a hablar de estrategias específicas dedicadas a proteger la vida en la Tierra.

La cumbre se centrará en dos áreas en concreto que resultan críticas para el éxito de cualquier agenda global de gran alcance a favor de la naturaleza: la financiación de protecciones y la conservación encabezada por las comunidades indígenas.

La conservación eficaz de al menos el 30 por ciento de la superficie de tierra y mar del planeta requerirá que la comunidad mundial se comprometa a aportar los recursos necesarios para administrar parques, zonas marinas protegidas, refugios de fauna y otras zonas conservadas. Se necesitan recursos para las actividades de planificación, supervisión, interpretación y vigilancia de las áreas protegidas.

La segunda área de atención de esta semana es la importancia de dar prioridad a la conservación encabezada por las comunidades indígenas. Aunque las comunidades indígenas constituyen menos del 5 por ciento de la población mundial, son los administradores u ocupan más del 25 por ciento de la superficie del planeta, que abarca el 80 por ciento de su diversidad en flora y fauna. Solo si se valora su soberanía y se capacita a las comunidades indígenas para que cuiden sus tierras y aguas tradicionales los países podrán tener éxito a la hora de proteger la naturaleza a la escala necesaria para conservar la fauna y los lugares silvestres.

Para contener la pérdida de naturaleza, una coalición creciente de científicos, grupos indígenas, dirigentes gubernamentales, grupos medioambientales, directivos de empresas y filántropos se reúnen en torno al objetivo de proteger al menos el 30 por ciento del planeta para el año 2030. Apenas la semana pasada, más de 75 grupos de todo el mundo manifestaron su apoyo a este objetivo, y 19 de los científicos más destacados globalmente publicaron un estudio en Science Advances donde abogan, a partir de los datos disponibles y con el respaldo científico, para que se proteja una superficie mayor del planeta.

"Las conclusiones científicas no dejan lugar a dudas: en la próxima década tenemos que proteger el 30 por ciento del planeta", dijo el Dr. Enric Sala, un explorador residente de National Geographic y uno de los autores del estudio, quien también participará en las reuniones de esta semana. "Lo que necesitamos ahora es liderazgo político para salvar el mundo natural que nos proporciona el oxígeno que respiramos, los alimentos que comemos y las aguas limpias que bebemos", añadió.

Los científicos han demostrado que el estado actual de la naturaleza es desalentador. Nuestro planeta pierde fauna a una tasa mil veces mayor que en ningún otro momento en la historia de la humanidad, y el problema no solo no mejora, sino que empeora. Una inmensa cantidad de especies ya están en peligro de extinción, entre ellas el 14 por ciento de las aves, el 25 por ciento de los mamíferos y el 40 por ciento de los anfibios.

Las comunidades son testigos de las consecuencias tangibles resultado de la rápida destrucción de la naturaleza. La contaminación, la sobrepesca y las especies invasoras amenazan los medios de subsistencia de las personas; la destrucción de los bosques y los humedales empeora la calidad del aire a nivel local y hace que la población sea más vulnerable a los huracanes, las inundaciones y otros desastres naturales; el hundimiento de las poblaciones de polinizadores ya obligan a algunas comunidades a pagar por la polinización manual de sus plantas. Por otra parte, los niños que viven cerca de áreas protegidas están más sanos y tienen mejores resultados económicos que aquellos que viven más lejos.

Como señaló Hansjörg Wyss en su artículo de opinión publicado esta semana:

"Será necesario que todos nosotros –independientemente de fronteras, diferencias generacionales o culturales– cooperemos para proteger nuestro mundo natural… La Cumbre de Campeones de la Naturaleza [esta] semana brinda una oportunidad extraordinaria para trazar un camino compartido de gran alcance con objeto de proteger la naturaleza para todos los seres vivos".

Foto - https://mma.prnewswire.com/media/876566/National_Geographic_Baffin_Island.jpg
Logo - https://mma.prnewswire.com/media/876674/Wyss_Logo.jpg

 

Voltar noticias em Espanhol